Más de un centenar de competidores participaron de la mayor fiesta automovilística de Cochabamba, pues después de 13 años el Circuito Bolivia se vistió de gala con la segunda prueba Departamental de Automovilismo Capitán Manfred reyes Villa.  

“Después de 13 años abrimos nuevamente el Circuito Bolivia, gracias todos los que han impulsado esto, a todos aquellos apasionados por el deporte de tuercas (…) Cochabamba se ha convertido en el centro del deporte nacional y no podía quedar de lado la disciplina automovilística”, sostuvo el Alcalde Manfred Reyes Villa.

Para que se lleve a cabo la competencia, el municipio en coordinación con las instancias correspondientes brindaron la seguridad necesaria  en todo el Circuito Bolivia, además se logró la disminución de gases y el ruido que generan los vehículos. 

“Lo más importante es que estuvimos con Dios que nos ha ayudado, no hubo ningún accidente ni con los animalitos, así vamos a dar seguridad para hacer competencias nacionales e internacionales”, señaló la primera autoridad. 

A su vez, al borde del llanto, causada por la emoción, Jesús Gandarillas, presidente de la Asociación de Automovilismo Departamental Cochabamba (Adeco) agradeció a quienes hicieron posible retomar uno de los deportes que más adrenalina genera. 

“Agradecer a Dios, ha sido un reto muy grande que hemos cumplido, gracias ‘Capi’, gracias a mi directiva, gracias a los pilotos, asistentes y los auspiciadores”,  expresó Gandarillas. 

Con igual emoción, tanto pilotos como competidores resaltaron el trabajo de la gestión municipal que además de permitir disfrutar de disciplinas deportivas que, no se realizaban hace años, también impulsa la reactivación económica en el municipio.